La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que bastaría con mantener una dieta sana, un peso normal y cierta actividad física a lo largo de la vida para prevenir un tercio de los casos de cáncer. Por otro lado, una dieta inadecuada, la vida sedentaria y el tabaquismo causan hasta el 80% de cardiopatías coronarias prematuras.

En los últimos años han aumentado los casos de ansiedad y depresión, el consumo de antidepresivos y tranquilizantes, los suicidios y las separaciones. Ante estos datos, los hábitos de vida deben estar guiados a sentirse mejor con uno mismo, disfrutar de los placeres sencillos y aprender a relativizar otros aspectos que a veces no nos dejan disfrutar de lo importante y realmente vivir la vida. Por todo esto, presentamos nuestra particular propuesta de buenos propósitos en cuanto a la salud oral se refiere, para este año que acabamos de estrenar.

Deje de fumar

El consumo de tabaco daña nuestra boca de muchas maneras, aumentando el riesgo de manchas dentales, caries, retracción de encías y cáncer de garganta, pulmón y boca. Los fumadores tienen un alto riesgo de perder sus dientes duplicando el riesgo de los no fumadores.

Limite el consumo de alcohol

El consumo de alcohol puede afectar a su salud general, pero también a la salud de su boca. El consumo de alcohol da lugar a una mayor retracción de las encías. Hay estudios que demuestran que los fumadores que consumen alcohol regularmente son menos propensos a lavarse los dientes de manera regular y tienen menor conciencia sobre la salud básica que un no fumador.

Consuma muchas frutas y verduras

Una nutrición inadecuada puede afectar a todo el sistema inmunológico, aumentando la susceptibilidad a afecciones bucales comunes, como la enfermedad en las encías.

Los antioxidantes y otros nutrientes que se encuentran en frutas, verduras, legumbres y nueces mejoran la capacidad del cuerpo para combatir las bacterias y la inflamación, ayudando a proteger los dientes y las encías. Además, las frutas y verduras como las manzanas, zanahorias y el apio ayudan a remover la placa de los dientes y a refrescar el aliento.

Cepíllese al menos dos veces al día y use hilo dental por lo menos una vez al día

El cepillado y el uso dental es imprescindible para la prevención de caries y enfermedades de las encías. Ambos son igual de importantes para una buena salud bucal.

Utilice pasta fluorada

Usar este tipo de pasta dentífrica te ayuda a prevenir la caries dental.

Cambie su cepillo dental cada tres meses

Cambie su cepillo cada tres meses o una vez sus cerdas estén desgastadas o desfiladas. De este modo, asegurará una mayor eficacia en su uso.

Utilice colutorio diario

Enjuagarse la boca cada día le ayuda a controlar la placa y tener un aliento fresco.

Visite a su dentista

Su visita al dentista al menos dos veces al año es fundamental para prevenir cualquier problema de salud dental antes de que estos ocasiones molestias o daños irreversibles requiriendo un tratamiento mas amplio y mas costoso. Las visitas regulares al dentista son imprescindibles para monitorear la salud de su boca y recibir recomendaciones de salud dental que nos ayudaran a mantener una boca saludable.

 “Vivir es algo mas que existir”

04/01/2016, Dra. Sara Tafur